China relanzó las Nuevas Rutas de la Seda y busca mayor influencia mundial

China celebra el foro internacional sobre las ‘Nuevas Rutas de la Seda’ centrado en el proyecto de inversiones en infraestructuras.

Este proyecto está promovido por Pekín para ampliar la conectividad entre Asia y otras regiones del mundo. Al evento asisten los gobernantes de 29 naciones, y representantes de más de un centenar de países y organismos internacionales. La conferencia durará dos días en la capital china, Pekín.

En el discurso inaugural, el presidente chino, Xi Jinping, ofreció amplios recursos a la iniciativa de la Ruta de la Seda. La iniciativa de Nuevas Rutas de la Seda fue lanzada en 2013, poco después de llegada al poder del mandatario.

En tanto la versión 2017 del proyecto tiene el objetivo de crear un “cinturón” terrestre acompañado de una “ruta” marítima a través de inversiones en proyectos ferroviarios, de carreteras, portuarios o energéticos, que incluirán la creación de parques industriales y zonas francas en Asia, Europa Central, Oriente Medio y África.

Asimismo, Xi aseguró que China contribuirá con 100.000 millones de yuan (14.500 millones de dólares) más al fondo para la “nueva ruta de la seda”, que tiene como fin crear corredores comerciales modernos a lo largo de las antiguas rutas de comercio entre Asia, África y Europa.El proyecto afecta a unos 65 países con en torno al 70 por ciento de la población mundial.

Donde una vez se comercializaron seda, especias, té, porcelana, oro y plata, en el futuro circularán trenes de alta velocidad y vagones de carga, petróleo y gas fluirán por nuevos oleoductos, surgirán carreteras y puertos y las empresas se asentarán en nuevas zonas económicas. Se trata del proyecto geopolítico y económico más ambicioso del jefe de Estado y partido chino.

Xi ofreció su discurso ante 29 jefes de Estado y Gobierno, y representantes de más de un centenar de países y organismos internacionales, entre los que se encuentran los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Chile, Michelle Bachelet, así como el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy.

La cumbre de Pekín debe permitir pasar a la fase de aplicación de los proyectos, después de la fase de lanzamiento.

“Hablamos de esto desde hace tres años pero muchos de los países no comprenden verdaderamente de lo que se trata”, reconoció Yang Shu, experto del Instituto de Estudios de Asia central en la Universidad de Lanzhou. “Incluso la misma China todavía no acaba de saber el objetivo de su proyecto”.

Facebook Comments